jueves, 7 de enero de 2016

Filosofando Inútilmente - Sobre los Códigos y el Amor

Antes de empezar, quisiera aclarar lo siguiente. Esta pseudo-sección que a veces suele surgir de distintas charlas con amigos, o de reflexiones propias, lleva por nombre "Filosofando Inútilmente". Mas sin embargo, y ésto lo digo de manera que aquellos vivos cabezas de alfombra se abstengan de denotar su inteligencia y su capacidad de encontrar errores en los otros, no se está usando aquí el verbo "filosofar" como tal (cuyo concepto es: Discutir algo con razones filosóficas), sino como su contraparte mas absurda: comentar y debatir algo con argumentos pseudo-intelectuales, creyendo o haciendo creer que el tema a debatir es importante, cuando en realidad es una gilada. No intente ser usted un vivo comentando cosas como "Ésto no es filosofar", o "La filosofía es otra cosa", porque claramente no me importa. Gracias.

-----------------------

Que tal, pánfilos y pelmazos que leen éste blog. Sean bienvenidos a otro encuentro interesante para debatir. Para comentar. Para demostrar posiciones del pensamiento. Y para hablar sin fundamentos, referencias y, muchas veces, sin saber.



Hoy les vuelvo a filosofar inútilmente, como no, cual payador que acude a un llamado que nadie hizo. La última vez fue hablando sobre la nostalgia, los recuerdos felices o tristes. Y hoy le toca a otro tema muy difícil de tratar, pero que a la vez tiene mucho mas que dar que la nostalgia como tema de discusión. Me refiero a los códigos en el amor, y al amor en sí mesmo ameo.

Tengo otro artículo en borradores sobre el año nuevo, pero por ahora tengo mas ganas de hablar sobre ésto. Paso a explicarles. La mayoría de las veces que nos juntamos con mis amigos terminamos hablando de un tema en particular: los códigos. Como saben algunos magos que suelen recurrir a la botella, es muy fácil hablar de éstos temas cuando hay 1, o 2, o 6 cervezas a costa de uno. El alcohol hace que uno se vuelva un poeta, un justiciero, el tipo mas honesto de la cuadra, o un asesino. Si ésto no es magia, no se qué lo sea. Pero bueno, a lo que venimos. Resulta que un amigo me dijo, y cito:

"Si un amigo estuviera con mi ex, me gustaría que me lo diga."


Vamos a analizarlo bien, no sin antes aclarar que es muy difícil tratar éste tema. Ésto, para mi amigo, sería que la otra persona tuviese códigos. Yo no estoy tan seguro de ello, o por lo menos trato de pensarlo un poco diferente. Si de verdad existiera algo parecido a los "códigos" (cuya existencia pongo en duda, ya les comentaré mas adelante por qué), y esa otra persona los tuviese, no hubiera estado con tu ex en primer lugar. A veces no entiendo muy bien el tema delos códigos porque, justamente, es como si hubiera una especie de ley mística no escrita que a veces tiene excepciones. Es decir, lo siguiente: "Si, revolcate con mi ex, pero tené la amabilidad de decírmelo". No estoy muy seguro de adonde apunta eso exactamente.

Quizás lo más complicado de los códigos sean los sentimientos. Es decir, hasta que punto "ojos que no ven, corazón que no siente" es real. Es decir, lo que yo planteé fue lo siguiente: Si mi amigo se besa/acuesta con una ex mía, no estaría muy interesado en que me lo diga. Es decir, no entiendo que ganaría yo. Solo me enojaría con mi amigo, comenzaría a desconfiar un poco de él, y hasta muy probablemente, depende de como sea la situación, es posible que nos peleemos fuerte, quedándome así sin amigo ni novia, más solo que el Ibo, y con una bronca lógica que me haría maquinar y pensar: "¿Estará con ella ahora?". Si ésto fuera un acto de amor/pasión/sexo a secas llevado a cabo con la consideración de que yo no me entere, sería inclusive muy considerado, valga la redundancia, para conmigo de su parte. ¿Por qué? Porque yo no soy nadie para decirle a mi ex o a mi amigo con quien acostarse y con quien no, pero obvio yo me sentiría un poco raro si ésto sucede y me lo dice cualquiera de ellos dos en un acto de sinceridad. En cambio, si ellos deciden amarse procurando que yo no me entere y así no sufra, mucho mejor. Es decir, yo no gano nada sabiendo que mi amigo le lustró los zapatos a mi ex-novia (por no decir otra cosa). Obviamente, ésto sería en el caso de que solo fuera una vez, o fuera simplemente una relación sexual o algo así. Si mi amigo se pone de novio con mi ex, es otra cuestión, y no creo que se aplique el mismo tipo de razonamiento. También existe el problema de enterarse por terceros. La cosa con eso es que, tal y como dije antes, si un tercero se enteró de lo ocurrido, es porque tu "amigo" no solo estuvo con tu ex, sino que lo anduvo presumiendo cual trofeo, y al ser ésto un caso donde hay maldad de por medio, no se aplica el mismo razonamiento. Como verán, las cosas de las que hablo son bastante específicas, y no admite cosas mas allá de un encuentro por atracción, meramente sexual, sin la intención de humillar o traicionar al otro, sino solo con el propósito de amar.

Ahora, hablemos mas de los códigos en general. No se si existe tal cosa. Lo dudo, primero porque es algo poco verosímil en la vida de una persona. Hay que sincerarse. Cuando uno va y presenta la novia a los amigos, hay como mínimo uno de ellos al que le gusta dicha novia. Es mentira que la novia del amigo tiene bigote. Ese es un pensamiento muy adolescente. Cuando uno crece, eso no es muy honesto. Somos personas. Las personas no podemos evitar que nos guste (o peor, que nos enamore) otra persona, así sea la novia de tu amigo, la hermana de tu vecina, o la que limpia en tu casa. Y aveces ocurre algo trágico: aveces no solo te gusta la novia de tu amigo, sino que a ella le gustas vos también. Ésto es algo que puede parecer traidor, ruin, e incluso villanesco (en el sentido de hecho con maldad, a propósito), pero en realidad suele pasar que es algo inevitable. A veces uno ama con mucha intensidad de manera muy espontanea. Por supuesto, existen muchos amores que se forjan consecuencia de una relación larga y de una construcción lenta y consciente del querer. Pero éste servidor si cree en los amores de colectivo, en los amores de verano, en los amores a primera vista. No porque piense que estén bien o mal, no es esa la cuestion, sino porque un conjunto personal de experiencias y anécdotas (que no procederé a contar aquí, viejas pochas) me permiten creer que se puede amar intensa y verdaderamente a alguien a quien se ha conocido ayer. Pero bueno, me voy por las ramas nuevamente, como siempre. A lo que iba es que es posible que uno se enamore de la novia de un amigo, pero es mucho mas probable que uno simplemente guste de ella, que sienta deseo por la novia del amigo. Entonces, y mucho más cuando es correspondido, ¿Cómo quiere que yo tenga códigos si una mina que me gusta me tira onda? Realmente es muy difícil y es muy doloroso. Es terrible ver obnubilada la posibilidad de ser amado (dándole al amor el sentido que ud. quiera darle) porque la mina es la novia del amigo de uno, y no tanto por la pérdida de la oportunidad de amar, sino porque se mezclan muchos pensamientos de empatía a la amistad, a la otra persona, y a uno mismo. Es por esto que existen varios caminos a seguir, siendo las más comunes los dos siguientes:


  • Olvidarse de la chica en cuestión.
  • Esperar a que la chica rompa con el amigo de uno para entonces sentirse libre de la culpa de pensar: "es la novia de mi amigo".


Lógicamente hay problemas con ambos caminos. En el primero de ellos, es sabido que no siempre es fácil olvidar a alguien, y quizás sea peor cuando uno es pasional, porque tiende a exagerar mas las cuestiones del espíritu, como el amor. Y en el segundo de los casos, el problema evidente es el tema que nos toca hoy: los códigos. Por supuesto, hay muchas preguntas que hacer, preguntas retoricas, preguntas verdaderas, cuales sean. ¿Qué tan correcto es estar con una chica que fue novia de mi amigo? ¿Importa acaso si fue imposible para uno caer en la tentación? ¿O aquel que engañó por venganza y malicia es igual de culpable que aquel que engañó por deseo, e inclusive por amor verdadero? ¿Es acaso un estúpido aquel que sigue siendo amigo del tipo que se beso con su ex-novia? ¿Sirven para algo los códigos? ¿Existen realmente los códigos? ¿Son respetables? ¿O son producto de un pensamiento mas adolescente y, por lo tanto, mas inmaduro? ¿Es deshonesto e inclusive ruin que alguien no le diga a su amigo que estuvo con su ex-novia? ¿Es aceptable la frase (por no llamarla excusa) de: "lo hice para no lastimarte"?

Yo creo que hay tantas cosas de por medio en el tema de los códigos, que analizarlo un poco lleva a dar cuenta de lo mucho que se contradicen algunas veces. También es cierto que todo este tema está atravesado por palabras de un peso muy grande. Palabras como: "códigos", "novia", "amigo", "traición", "falsedad", y muchas otras como "amor" o incluso "cerveza". Estas no son palabras menores. Es por eso que alguien que tiene "códigos" tiene una supuesta superioridad moral, vaya a saber uno por qué (aunque yo creo sospecharlo).

Pero bueno, al fin y al cabo la calidad y condición de los códigos puede ser analizado de tantos modos que hasta podría ser considerado, desde alguna posición del pensamiento, como algo machista. Sin embargo, por supuesto que no es mi propósito crear un debate a nivel ideológico de un tema tan personal y subjetivo como es el amor, sino simplemente hablar, comentar con ustedes mis opiniones, mis razonamientos y mis reflexiones sobre algunos temas que siempre parecen estar dados como algo inamovible. En el caso de los códigos, se cree que aquel que tiene códigos es moralmente superior al que no. Espero que ese no sea el pensamiento de aquellos que me leen ahora, o que si lo es, al menos sean capaces de cuestionarlo, o siquiera entender que hay casos tan  particulares, a veces tan difíciles de explicar y de entender, que no se pueden calificar dentro de lo moral o inmoral.

Eso es todo por ahora. Por supuesto, quisiera leer otras opiniones. Son libres, aquellos que lean ésto, de contradecirme, contraponer argumentos, exponer ideas nuevas y tratar de explicar un punto de vista. Es decir: si no están de acuerdo, haganmelo saber. Mas si están de acuerdo, agradecería un comentario haciendolo saber, pero mas agradecería que lo compartan. Así, este artículo tendrá mas posibilidades de llegar a alguien que no esté de acuerdo conmigo y decida corregirme, contradecirme o refutarme. Es así como me gustaría que fuese, pero obviamente no puedo obligarlos, así que hagan lo que se les cante el 7.

Una última reflexión antes de irme. Todo acto que realizamos en nuestras vidas está destinado a ser juzgado social e individualmente con base en una moral establecida por vaya a saber que salame. Siendo así, por favor, oh tu que lees éstas lineas, no dude en hacer lo que lo haga feliz, aunque sea considerado inmoral por una sociedad hipócrita que dice que ve Show Match por el baile y no por los culos. Sea lo que quiera ser, haga lo que quiera hacer, vaya a donde quiera estar, muera como quiera morir, viva como quiera vivir, y no se preocupe por lo que dice la sociedad. Esta reflexión (que mas que reflexión es un consejo) es bastante pobre en el sentido de que ya hay poca gente que no hace lo que quiera por temor al que dirán. Pero lo hago por un simple motivo: a mi, hace 5 o 6 años, me hubiera gustado que alguien me lo diga. De ese modo, todo hubiera sido mas fácil. Es así que demuestro la verdadera intención de éstas lineas. Si alguien llega a inventar el viaje en el tiempo, por favor imprima ésto y entrégueselo al yo de 14 años. Aunque, con la suerte que tengo, seguro ya se habrá extinguido la impresora.

FIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas